Friday, April 10, 2009

Literatura, emocion y cerebro.

Nuestro cerebro no ha evolucionado para resolver ecuaciones matematicas ni para contemplar obras de arte.

Eones de evolucion han esculpido una arquitectura funcional del cerebro para cumplir un objetivo basico y necesario: sobrevivir y reproducirse.

Pero si resolver ecuaciones matematicas no es la mision de nuestro cerebro, y tenga usted por seguro que las matematicas nos ayudan a resolver problemas diarios, qué interes podria tener nuestro cerebro en recrearse y flotar en mundos ficticios.

La dicotomia pensamiento (thinking) y sentimiento(feeling) no esta implementada en nuestro cerebro.

No hay una logica o razon pura que actua friamente y las pasiones (sentimientos, emociones...) alterarian o perturbarian su curso.

Ambas bestias, la razon y la pasion, actuarian en concierto aunque no sin alguna que otra friccion, en la guia de nuestro conducta.

Un puro ejercicio de pensamiento como es leer informacion semantica expresada a traves de la escritura, genera emociones.

No se sabe muy bien cuales son los mecanismos por los cuales el simbolo (caracteres escritos) de la literatura, la percepcion visual, imaginacion y memoria autobiografica, se conectan para de forma enactiva invocar una emocion encarnada, viva.

Paisajes emocionales son creados a traves de la magia del simbolo escrito.

Una emocion desde un punto de vista evolucionista no es mas que la accion concertada de un estado mental y croporal que ha sido positivamente seleccionada porque en nuestra historia evolutiva fue adaptativo para nuestros ancestros reaccionar ante ceirtos estimulos.

Una emocion es un estado de refuerzo instrumental con "qualia" o experiencia de caracter subjetivo, como dirian los filosofos.

Nuestros genes no pueden codificar toda la informacion que existe en el entorno.

Dan las guias y las pistas, pero seria imposible que un gen codificara una proteina que a su vez creara un rasgo comportamental lo suficientmente "sabio" que supiera encontrar las regulariades del entorno.

Las emociones compensan este deficit de los genes.

Cuando algo nos atrae porque los consideramos recompensante o valioso tenemos una emocion de euforia, de satisfaccion de plenitud, de alegria...

Cuando algo nos repele, como una serpiente o un peligro inminente, tenemos una emocion de miedo, ansiedad, sorpresa...

Las emociones nos motivan a trabajar por aquello que nos gusta y a evitar aquellos que no nos gusta.

Pero la literatura provoca emociones sin ningun referente real existente: ¿por que?

Un postulado explicativo de la funcion evolutiva de estar ensayando y/o entrenando nuestras respuestas emocionales a eventos ficticios como los recreados en la literatura, es su gran valor adaptativo.

La idea de que las obras de arte incluida la literatura, la musica, la arquitectura... elicita emociones casa muy bien con la hipotesis de la "explotacion emocional" de los estimulos.

Si pensamos bien aquello que en el mundo de la ficcion nos evoca estados afectivos y emocionales, estos son siempre productos que guardan una gran relacion con nuestra supervivencia.

En nuestra historia evolutiva fue apremiante conocer que estaban pesando los demas.

La literatura es un subproducto de esta necesidad de saber que pueden pensar otros incluso "otros" que ni siquiera existen.

Un cuadro es bello y nos atrae y nos crea emociones porque los mecanismos cerebrales encargados de evaluar a nuestras potenciales parejas feuron cooptados para contemplar la belleza del arte.

Una casa nos parece "bonita" porque resume nuestras ncesidades instintivas de buscar cobijo confortable (plus otros factores culturales)...

Cuando leemos literatura, cuando vamos al cine, cuando vemos y contemplamos arte... lo que estamos haciendo es ensayar el potencial de nuestras reacciones emocionales.

Dichas reacciones emocionales nos ayudaran, si estan a tono, en el dia a dia.

Pincha aqui y aqui.

3 comments:

El Perpetrador said...

J.M. Schaeffer dice en "Adiós a la estética":

El gran salto en la evolución cognitiva se produce en los organismos capaces al mismo tiempo de extraer la información de fuentes distantes y de deshacer el automatismo entre la recepción dela información y la producción de una reacción motriz. [...] El paso de la información por proximidad a la información a distancia es pues el de la génesis de un nuevo repertorio conductual que consiste en un retraso en la reacción motriz bajo el control de un sistema central de atención. Según varios autores, lo que llamamos curiosidad desinteresada, es decir, la existencia de un interés cognitivo no ligado a una utilidad pragmática directa, habría nacido de una activación cada vez más frecuente de esas respuestas orientadoras.

un saludo

Anibal said...

Gracias El Perpetrador, por la referencia/cita, que dicho sea de paso es muy sugestiva y plausible.
Un saludo.

Carlos Suchowolski said...

Muy interesante.
Aprovecho para saludarte bajo este tema que me toca particularmente.
Carlos.