Thursday, January 05, 2017

Menor frecuencia de publicación, pero mejor si cabe.

Hola, a tod@s los seguidores de Sapere Audere. 

Como habéis podido comprobar la frecuencia de posts durante los últimos días se ha visto reducida. Quizá ya era hora. Desde, casi, el año 2005 este blog ha pasado por buenos y malos momentos, pero siempre de manera infatigable ha subido recensiones críticas de artículos científicos sometidos a revisión de pares en las más prestigiosas revistas académicas del mundo, citas del día, imágenes del día, palabras del día, vídeos de las voces más relevantes en ciencia, filosofía, arte, y tecnología, reflexiones, comentarios de actualidad, miscelanea... con la misión de hacernos madurar hacia la mayoría de edad para pensar por nosotros mismos.

Y lo seguirá haciendo. Pero con un ritmo más pausado. Este año 2017 la providencia, el azar, la suerte o la entropía cósmica (pon tu proceso, mecanismo o fenómeno favorito) me ha brindado una inmensa oportunidad de realizar una estancia posdoctoral en la universidad de mis sueños y de cualquier estudiante de filosofía, o por qué no decirlo, de cualquiera.

El 2016 ha sido un año marcado por grandes sobresaltos políticos, económicos, movimientos populistas de izquierda y derecha etc. El Brexit, la elección de Trump como presidente de los EE.UU. o la llegada del palabro "posverdad" marcan grandes cambios que sufrirán las "estructuras básicas" del mundo, quizá tendente a procesos de desglobalización y aislacionismo de las principales fuerzas hegemónicas de la geopolítica, pero también se abren puertas para nuevas oportunidades de hacer nuestra vida y la de los demás cada vez mejor. 

Combatir la desigualdad, seguir luchando por los derechos humanos de los refugiados y de toda victima de la injusticia allí donde esté, mitigar el cambio climático, impulsar la carrera espacial de exploración del universo y otros planetas similares al nuestro, las promesas de la Inteligencia Artificial, los nuevos instrumentos de edición genética, la conservación de la biodiversidad y una larga lista de avances científicos y filosóficos, nos aguardan. No nos desanimemos. Sí,sí  podemos hacer del mundo un lugar mejor. Que ni la complejidad de los problemas te asusten, ni dejes de creer porque alguien te diga que no se puede o el dogma te lo impida. Se puede hacer del mundo un lugar mejor. Solo tienes que mirar retrospectivamente la historia de la humanidad y verás que el cambio a mejor ha sido posible una y otra vez.

No son celebridades, por lo menos no mundiales, ni las que los medios de comunicación quieren que atendamos. No son muy conocidos fuera de su círculo, pero este 2017 empieza sin la luz del cambio y mejora de dos personalidades brillantes. No lo tomemos como señal de tristeza o perdida, sino de oportunidad de mantener su pensamiento, activismo, e ingenio y así recibir su legado y llevarlo a un nivel superior.

Derek Parfit, filósofo británico considerado como uno de los filósofos morales y éticos más influyentes de la segunda mitad del siglo XX y primeras décadas del XXI que con solo dos libros, su ampliamente aclamado Reasons and Persons y su monumental trilogía On What Matters; cambió el panorama de la ética normativa analítica diciendo que la identidad personal no importa. Y como no importa nuestra ipseidad, esto nos hace más proclives a entender el sufrimiento de los demás y por tanto a prevenirlo. Solo actuando conjuntamente podremos vivir en una sociedad más buena.

Pincha a aquí para ver la última charla pública de Derek Parfit.


También nos ha dejado Sir Anthony Atkinson, el mayor referente en el estudio de la desigualdad y la distribución de la riqueza. Sus análisis empíricos e históricos han permitido trazar la evolución de los rendimientos del capital y los ingresos de los asalariados. Su pupilo, Thomas Piketty, no hubiera podido publicar el que no solo es considerado un fenómeno editorial, sino la obra de economía política más importante desde El Capital de Karl Marx (pero con datos y no especulación teórica) titulado Capital en el Siglo XXI, sin la ayuda, inspiración y colaboración de Atkinson. Junto con Simon Kuznetz, padre del concepto PIB, Atkinson puso en la agenda económica el estudio de la desigualdad de rentas como uno de los retos principales de nuestras sociedades. Acabar con la pobreza se puede, pero para eso se deben tomar medidas. No hay una fuerza fuera de nuestro control que haga inevitable que la gente no tenga recursos, pese a la ortodoxia política y económica o la ilusoria meritocracia que se ha instalada como valor principal de nuestras sociedades. La pobreza es una cuestión política, no de carácter o cualidades personales.

El siguiente vídeo es de Sir Anthony Atkinson sobre la desigualdad.


Seguir manteniendo vivos los logros, las hazañas y seguir recorriendo los caminos abiertos por estas dos grandes personalidades harán que consigamos un mundo mejor para nosotros y las futuras generaciones. Como promesa de año nuevo sigue la obra de Derek Parfit y Sir Anthony Atkinson y el mundo se hará mejor. 

Sapere Audere te seguirá acompañando, aunque con menor frecuencia, en la búsqueda de un pensamiento más crítico para crear un mundo mejor. No lo dudes: ¡Atrévete a pensar!