Friday, March 12, 2010

El cerebro igualitarista.

Las ciencias sociales y humanas dan constancia de las preferencias sociales que rechazan la desigualdad (Marx 1867).

Experimentos de campo en economia comportamental muestran como los miembros de sociedades y culturas diversas tienden a reciprocar acciones cuando se ven tratados de una forma equitativa y a reducir los esfuerzos cuando se sienten tratados de forma injusta.

Lo que no se conocia hasta el momento es la implementacion neuronal en el cerebro de esta presunta aversion a la desigualdad en las preferencias sociales.

Los resultados de Tricomi, Rangel, Camerer y O´Doherty prueban directamente la evidencia neurobiologica de una preferencia social de aversion a la desigualdad en el cerebro humano.

La igualdad parece ser una variable omnipresente en el intercambio social humano.

El diseño del paradigma experimental con resonancia magnetica funcional al que sometieron a 20 parejas de hombres que no se conocian entre si consistia en darles una determinada suma de dinero (20 dolares o 5 dolares)informandoles que al extraño que tenian como pareja tambien se les daba una recompensa.

El punto importante es que desde el comienzo del experimento algunos recibian una cantidad de dinero inicial (50 dolares) o nada (efecto de posesion "endowment effect"), asignandoles la etiqueta de grupo "rico" o grupo "pobre" segun quien habia recibido los 50 dolares iniciales.

Numerosos estudios neuroconomicos han mostrado como las regiones que procesan las recompensas monetarias o primarias (sexo, comida...) en contextos sociales o no, son el estriato ventral y la corteza prefrontal ventromedial.

Como era de esperar en las personas del grupo "pobre" estas zonas se activaban de forma proporcional segun la cantidad de dinero que les transferian por oposicion a la trasferencia de dinero a otro. Siempre es bueno cuando no tienes nada recibir dinero por muy poco que sea.

Pero lo realmente significativo del estudio es que el patron inverso se observo en los inidviduos agrupados dentro del grupo "rico".

Es decir, los individuos que habian recibido un montante inicial de 50 dolares y estaban asignados al grupo "rico" mostraban mas actividad en las zonas de procesamiento de las recompensas cuando sabian que sus compañeros "pobres" habian recibido dinero.

Los valores subjetivos del dinero dependian de quien habia recibido incialmente una cantidad de dinero.

Uno de los autores del estudio, Colin Camerer, dijo esto en la nota de prensa de la universidad a la que esta asociado:

"Sus cerebros (los del grupo rico) se sienten bien cuando otros reciben dinero y ademas mejor que cuando ellos lo reciben"



-----------------------------------------------

ResearchBlogging.orgTricomi E, Rangel A, Camerer CF, & O'Doherty JP (2010). Neural evidence for inequality-averse social preferences. Nature, 463 (7284), 1089-91 PMID: 20182511

3 comments:

Carlos Suchowolski said...

Hola, qué tal? Hacía un tiempo que no comentaba aquí y ya iba siendo hora de volver... je...

Interesante el aspecto fisiológico, pero también hay que señalar que el descubrimiento no lo dice todo y sugiere, como siempre, una idea ideológicamente enmarcada que no explica las cosas como son y por ello resulta engañadora.

Lo que el descubrimiento no explica es que la sensación de injusticia que el individuo siente podría estar "soportada" por otros sentimientos cuyo reconocimiento consciente resulta molesto, como por ejemplo, el de envidia o el resentimiento. Precisamente, algo muy típico en los asalariados que a su vez es explotado por quienes pretenden ser su "vanguardia consciente" y liderarlos.

Es un ejemplo simple, pero que ilustra un hecho del que se debe hablar para no inducir extrapolaciones ideológicas reduccionistas que sirven a "otros fines" (políticos), a saber: no se puede definir un sentido de Justicia Universal, ni de Verdad, ni de Moral. Y todos los grupos (y ninguno) tienen el mismo derecho de proponer los criterios desde los cuales se hacen las valoraciones (que así se acaban imponiendo al conjunto de la sociedad como "referentes dominantes"). Y no hay ni hubo grupo dominante alguno en la Historia que se convirtiera en talk sino por medio de la violencia previa y continuada, es decir, en nombre de una Justicia (justificada) y de una Injusticia (relativa) para aquellos a los que sojuzgara... y sobreviera a ello... aceptando su rol subordinado, o sea, resignándose a su condición para sobrevivir.

Un saludo.

Anibal said...

Qu tal Carlos?
Creo que las motivaciones psicologicas y los procesos afectivos que nos mueven al juicio de valor de que se ha cometido una injusticia para con nosotros u otros es el de indignacion moral o disgusto.

En ningun caso cuando siento que se ha cometido una injusticia este juicio viene motivado por la envidia.

No creo que nadie se sienta mal porque no le han dado "injusticia" a él y si a otros.


Una de las limitaciones del estudio que los propios autores reconocen es que la actividad neural se podria dar por "efectos de riqueza" y no por sentimientos de equidad. Es decir, cuando los sujetos dentro del grupo "rico" sienten una mayor actividad en los centros de procesameinto de la recompensa cuando los sujetos del grupo "pobre" reciben dinero es posible que se deba a que como ellos estan bien estan procesando cuan bien van a estar los otros.

Es aqui donde es posible interpretar lo que sugieres sobre sobre el sentimiento de injusticia por envidia. Pero este punto se aclara al introducir dos sesiones adicionales del experimento en donde todos los sujetos partian con la misma cantidad de dinero, tal que todos estuvieron en un momento del experimento en grupo "rico" o en grupo "pobre" y los mismos resultados se obtuvieron.

En conclusion, nuestro cerebro no solo mira por nostros mismos y nuestras ventajas, si no por las ventajas y desventajas en la igualdad de otros en relacion con nostros.

No se hasta que punto pueda estar ideologicamente motivado este experimento pero si es asi presentan datos objetivos que tendran que contestarse con datos objetivos que confirmen o refuten sus conclusiones.

Un saludo.

Carlos Suchowolski said...

Sin duda hay que hilar más fino. En cuanto a la envidia (que en el encuadre del experimento pudo estar ausente... porque esto es lo que permiten los experimentos: montarlos "para" demostrar lo que se supone a piori; lo que lo hace ideológico genéricamente hablando)debí referirme al resentimiento nacido de la ostentación ajena, ya que es un sentimiento más fuerte y concreto (en el mundo y no en el experimento). Un sentimiento que se tiende a superar con injusticia favorable al sujeto resentido y no mediante la "justicia" invocada (que lo es siempre por parte del que está en inferioridad de condiciones).
En fin, reconozco que me interesa más el ámbito ¿social?, pero en ese ámbito, me preocupan las "deducciones" que ciertos experimentos y criterios científicos favorecen; "deducciones" idílicas por reduccionistas.
Eso era casi todo.
Un saludo.